Nunca me abandones

neverletmegoFue en una de las múltiples comidas en el trabajo. Una compañera hablaba por segunda vez un libro sobre clones que se había leído. Ishiguro Kazuo, un escritor británico de origen japonés y Premio Nobel de Literatura, es el autor. Me llamó mucho la atención lo que decía así que esa misma tarde lo compré.

Never let me go (Nunca me abandones) es una historia que pivota sobre el triángulo de Kathy, Ruth y Tommy; tres amigos y amantes que pasan juntos todas las páginas del libro. Kathy narra en primera persona lo que les sucede y les rodea en Hailsham, una escuela en la que aprenden, sobretodo, a hacer arte y no preguntas. La diferencia entre ellos y cualquier otra historia de tres estudiantes es que ellos son clones destinados a convertirse en donantes de órganos vitales para sus originales.

Nunca había leído antes a Kazuo y la verdad es que el hilo principal me atrajo por los posibles dilemas éticos que plantearía, la crítica social o quizá como desgranaría argumentos a favor de un debate que ya hace tiempo que se está llevando a cabo. Y me ha sorprendido encontrar un libro tierno, cotidiano, cercano tanto como triste y resignado. Y algo desesperanzador.

Me dio un poco de miedo cogerlo en inglés pero se sigue estupendamente bien, incluso las miles de anacronías de las que está llena la historia; tan necesarias y tan intrigantes tantas veces. Es una historia que te infunde acción y te pide chillar ya que los personajes a duras penas se emocionan, estallan o lloran desconsoladamente. Todo esto hace que, de su aceptación resignada de un destino prescrito sin querer cambiarlo ni preguntar mucho; sientas una tremenda pena por los personajes y no puedas dejar de pensar en cómo pueden ser capaces de auto silenciarse.

Never let me go expone el dilema de como sería una sociedad que crea clones para su uso personal y cómo estos son relegados y repudiados, sometidos a constantes pruebas para saber si pueden considerarse humanos, si puede considerarse que pueden llegar a tener vidas humanas; tan sutilmente que a duras penas está ahí. Una historia que pasa en una Inglaterra (parece ser) empobrecida, muy lluviosa y muy silenciosa; con nadie queriendo ser dueñas y dueños de sus vidas que parecen que se han escrito para todos. Humanos y clones.

Investigando, me he dado cuenta de que hay una película con el mismo nombre. Si es la película del libro, agradezco comentarios para saber si vale la pena.

Streaming con Mar Gómez

margomez

 

During the confinement in Covid-19 period; steamings were trendy and everyone was doing one. At the organisation I was working for, I conducted a live interview with the metheorologist Mar Gómez in Instagram about climate change. Amazing experience, hope to repeat it soon.

WATCH IT HERE.

La Casa de Bernarda Alba

lacasadebernardaVoy a asumir mi vergüenza y culpa y admitir ante todos y todas que me he leído esta obra de teatro gracias al espectáculo de teatro inmersivo de Tacones Manoli. El show (que recomiendo si os gusta el flamenco) es una interpretación artística de la obra teatral de Federico García Lorca, la Casa de Bernarda Alba; lo cual supe en su último acto. Decidí leerla y poder, así, entender en retrospectiva lo que había vivido con la Manoli.

La verdad es que me la esperaba larga (tipo La Celestina) y con algunos desarrollos más profundos en determinados momentos que me brindaran más oportunidad de imaginar la sociedad descrita con más lujo de detalles. He de decir también que en La Casa de Bernarda Alba hay tantas mujeres que hablan tanto que aunque se pasan la mayor parte de los días en silencio lutoso yo solo recibía ruido, algarabía, gritos e intensidad. Simple y directa, la obra es muy interesante no solo por la historia sino porque te pinta el cuadro de la España antigua y vieja; aquella que se fundamentaba en valores tradicionales que intentaban sin éxito alguno acallar a los instintos más puros y humanos. Admitámoslo, el ser humano está hecho para pecar.

La verdad es que poco más puedo aportar con tanta información surfeando los mares de internet ya que si dijera algo más sobre ella veríais que casi estoy copiando alguno de estos textos. Así que si no la habéis leído, creo que hacerlo es algo bueno y atesorarla en la librería de vuestras mentes, maravilloso. Yo estoy orgullosa de haber leído la obra y tenerla en mi montoncito porque, sobre todo, me ha hecho dar cuenta de que me gusta mucho (y parece que echaba de menos) leer teatro.